Paulina Pino, a finales de enero fue anunciada por Deportivo Cuenca como entrenadora. Cinco meses después quien llegaría como sucesora de Wendy Villón para comandar al plantel colorado en la Superliga Femenina dejó el cargo por diferencias con los directivos.

En diálogo con el programa Fanáticos y Campeones de FM88 Cuenca, la estratega explicó los motivos de su desvinculación.

La crisis económica derivada de la pandemia afectó a cada empresa y Deportivo Cuenca no fue la excepción. De parte de dirigencia se aseguró la imposibilidad económica de continuar pagando salarios, por ello se suspendieron los contratos, situación que aceptó el cuerpo técnico con la condición de una posterior renovación.

La dirigencia de Deportivo Cuenca además manifestaba que solamente se les podría pagar hasta el 15 de marzo, día en el que trabajaron presencialmente, de ahí en más como los entrenamientos por ZOOM todo sería por voluntad del plantel.

El confinamiento duró más de lo previsto, empeorando las finanzas del plantel que tuvo a su cuerpo técnico gestionando con Prefectura del Azuay, Municipio víveres y recursos para que el plantel pueda alimentarse.

La dirigencia de su parte planificaba contratar únicamente a la estratega Paulina Pino, dejando de lado todo su cuerpo técnico, sin embargo entre todos ellos llegaron a un acuerdo (reduciendo sueldos) para continuar laborando.

Mauricio Vintimilla coordinador del equipo femenino pedía a la estratega, mediante mensaje de texto, la salida de Guillermo Rocano, situación que motivó su renuncia y que la Comisión de Fútbol Femenino, con el respaldo del Directorio la aceptaron, así como anunciar la contratación del profesor Santiago Aguirre como director técnico e Israel Moncayo en la preparación física.

Por RLT