latactica.com.ec

La fiesta y las vacaciones ya se viven al son de una sola pasión: El Mundialito

contragolpe-Editorial-Opinion

inauguracion-mundialito-delos-pobres-2015

Y arrancó el Mundialito de los Pobres 2015, la pasión de las vacaciones del pueblo. Durante 26 jornadas que restan, los cuencanos disfrutarán de una de sus fiestas deportivas más aclamadas donde las noches se llenan de esperanza, alegría, pundonor, tristeza y lágrimas. Ya se vive en la Capital Azuaya, el mejor torneo de indorfútbol del país que reúne en una sola cancha a toda la sociedad morlaca que tiene como único estímulo el entusiasmo por ver rodar la pelota chica.

Explicar su importancia es caer en banalidades porque es mejor hablar del arte de sus jugadores que con cada pisada, regate, firulete, atajada o remate enamoran a una afición de lo más exigente y que es capaz de endiosar al menos pensado y de castigar con la indiferencia al más “alzado”.

Eso es el Mundialito de los Pobres, un torneo que puede lograr lo impensado como reunir en una misma grada al aniñado con el cholo, de juntar a la barriada y a la familia en un solo cántico o de hacer pelear a los parientes por un gol que quizá no debió ser.

Este torneo es especial porque  cada noche se forja una nueva leyenda, una nueva anécdota entre amigos y donde “putear” y aplaudir terminan siendo el mismo impulso de agradecimiento a hombres comunes y corrientes que por un momento acarician el Olimpo y terminan convirtiéndose en “Dioses” de la pelota.

Sus sabores, sus olores y todo su ambiente lo cubren de una aureola única que solamente es explicable cuando se vive de cerca uno de sus partidos, ya que basta y sobra una noche para entender porque cientos y miles de personas han hecho de este espectáculo su tradición en época de vacaciones.

La edición 2015 ya arrancó. En la primera jornada, la Nueve de Octubre y Tres Tiendas empataron a cinco goles y la Ciudadela Calderón goleó 6-0 a la Autopista; pero, esto recién comienza y con el pasar de los días ya empezarán a aparecer los más pintados candidatos al título, los jugadores revelación y los viejos maestros intentarán de nuevo endulzar la vista con su grandioso juego.

Ahora solo nos toca esperar y como suelen decir “que gane el  mejor”. Claro que muchos querrán que quede campeón aunque sea el “más malito”, con tal que haga ganar la apuesta con el Vecinito. La fiesta y la mesa están servidas, ahora resta ver que traen en sus pies las estrellas de este año.

Opine y Comparta