latactica.com.ec

Actitud, el chip que debe cambiar D. Cuenca para la Segunda Etapa

contragolpe-Editorial-Opinion

Deportivo-Cuenca

En el fútbol, el presente siempre hace olvidar el pasado o lo hace recordar, para bien o para mal, con mayor fervor. Partiendo de esta premisa, el noveno lugar alcanzado por el Deportivo Cuenca en la primera etapa del Campeonato Nacional puede calar más en la memoria del hincha o puede borrarse para siempre,  dependiendo de lo que los colorados realicen en la segunda fase.  Esas son las oportunidades que da el fútbol y para ello siempre lo mejor es comenzar por cambiar la actitud.

Eternamente, cuando se cuestiona la actitud de un equipo salta todo el mundo a decir que “ninguna escuadra juega a perder”, concepto que comparto plenamente; pero, si  nos regimos a la concepción base de actitud, nos encontramos que: “es la forma de actuar, el comportamiento que emplea un individuo para hacer las cosas”.

Teniendo claro eso, entendemos que actitud  no es la idea preconcebida sino la acción, lo que denota o demuestra el accionar del individuo o su colectivo. Entonces, ahora sí, podemos decir que durante la mayor parte de la primera etapa el equipo rojo careció de actitud para la victoria y un ejemplo claro fue el cotejo del pasado viernes donde se vio a un conjunto desprovisto de ideas, inofensivo y poco creativo. Por lo tanto fue un equipo falto de actitud ganadora. En el segundo tiempo quizá la cosa varió un poco, pero ya fue demasiado tarde.

Dar nombres y señalar culpables siempre será tedioso, ante eso es preferible analizar al todo como un grupo que durante toda la primera fase estuvo lleno de altibajos. Sí, esa fue la tónica de una escuadra que en papeles parece ser capaz de mostrar algo más.

Hablar de táctica termina siendo una discusión infinita debido a que cada técnico, comentarista o hincha tiene su verdad. Ante ello es mejor decir las falencias que se denotan desde cualquier esquema que se plantee y son contundentes: el Deportivo Cuenca debe mejorar su defensa, ya que nunca terminó de consolidar la llave central; debe encontrar el manija u hombre creativo capaz de dirigir los hilos de la escuadra y del partido y, tras la partida de Carlos Garcés, buscar un referente en la delantera.

Pero, todo parte del cambio de chip mental de la actitud del plantel. Es decir, no solo estar mentalizados en ganar sino demostrar con acción que ese pensamiento se refleja en la cancha. Porque, la historia cuenta que cuando la capacidad no alcanza la actitud ayuda y bastante. Como diría Américo Rubén Gallego, en el fútbol se pierde o se gana, pero la actitud no se negocia.

Opine y Comparta