latactica.com.ec

A Gustavo Quinteros le espera un arduo trabajo lleno de decisiones y renovación

contragolpe-Editorial-Opinion

quinteros-2015

Gustavo Quinteros. estratega de la “Tri” | FOTO: PM

Trabajo… un arduo trabajo le espera al estratega Gustavo Quinteros a fin de amalgamar en la Selección Ecuatoriana de Fútbol un equipo que se muestre competitivo y con capacidad para rivalizar con otras selecciones sudamericanas que se han presentado con un nivel superior durante la Copa América Chile 2015. Lo primero es devolverle la confianza a una escuadra que parece no superar el bache de la Copa Mundial Brasil 2014 y por otro está iniciar el camino de la innovación y renovación en la mayoría de sus líneas.

Bipolar. Así se ha  presentado la Tricolor durante lo que va de Chile 2015; un equipo de chispazos en el ataque, pero sin equilibrio y con muchos “horrores” en la zona defensiva. Quizá el golpe de Brasil 2014 caló demasiado y aún la escuadra nacional no logra retomar o rehacer su idea y concepto base.

Gustavo Quinteros está al mando de una escuadra que tiene muchas variantes de mitad de  cancha para arriba, que incluso a veces terminan por confundirse; pero, poco para escoger de mitad para atrás. Tendrá que empezar a poner las piezas en orden en el ataque y a reprender en la retaguardia.

Esta observación acarrea dos conceptos más, que quizá merezcan un análisis más profundo: la falta que hace Segundo Alejandro Castillo y lo insustituible que termina siendo Antonio Valencia.

Castillo durante años fue el eje y manija de un medio campo Tricolor que tenía, como ahora, demasiada vocación ofensiva. El “Mortero” se convirtió en el hombre de equilibrio; en el Mundial de Brasil 2014 ese hueco jamás se lo pudo llenar y parece que continuamos sufriendo de ese mal. Gran reto para Quinteros: Encontrar al sucesor de Castillo.

Por otro lado está claro que “Toño” aún no tiene un relevo que le pelee de frente la titularidad. Sin duda, el talento del jugador del Manchester United es indiscutible y su ausencia en el equipo se siente aunque no se aprecie en demasía. ¿Por qué es tan valioso un hombre que en muchas ocasiones nos ha dejado con la sensación de que puede dar más en la Selección?; simple, su sola presencia “asusta” al rival y libera espacios para que otros brillen. Seguramente los contrarios dirán: no es lo mismo vérselas con uno de los mejores extremos del mundo que con cualquier otro jugador ecuatoriano.

Lo que está claro, es que Gustavo Quinteros tendrá que tomar muchas decisiones de cara al futuro próximo y entre esas habrá algunas caras nuevas y uno que otro adiós definitivo.

Opine y Comparta